Las últimas lluvias trajeron alivio a los cultivos

Según el último informe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la BCR, se registraron precipitaciones de entre 8 y 30 milímetros distribuidos en forma uniforme en casi toda la zona núcleo de Argentina. A pesar de llegar con algo de retraso y sin grandes montos registrados, es la primera vez que se registra una lluvia tan pareja en la región después de varios meses.

Los trigales se encuentran iniciando la espigazón, y estas últimas lluvias sirven para paliar las condiciones de estrés que se venían observando. El estado de los cultivos de trigo varía de acuerdo a cómo se haya dado la combinación de milímetros caídos y la humedad del suelo previo a las lluvias, y va de regular a muy bueno. De todos modos, desde GEA advirtieron que “en las zonas menos favorecidas no se alcanzarán los rindes esperados inicialmente, ya que se han producido pérdidas de macollos y área foliar, afectando al número y peso de granos por unidad de superficie”. En el caso de maíz, las lluvias permitieron que mejore el estado de los lotes que se encuentran cerca de la emergencia y en general podrán retomarse las labores de siembra. “Igualmente, algunos productores se pasarían a soja o a maíz de segunda por el riesgo de sequía que conlleva el hecho de haber retrasado la siembra, ya que caería en enero la etapa de floración”, señalaron desde GEA

Subir