Por ahora la causa narco continúa en manos de Alberione

Por ahora la causa narco continúa en manos de Alberione

A pesar de los rumores, la causa donde se investiga a un agente penitenciario y a su esposa empleada municipal, junto a otras ocho personas por el delito de narcotráfico, continuará en manos del Fiscal Provincial Bernardo Alberione. La semana próxima serán indagados los imputados locales, que son representados por el Dr. Mario Ruiz. En la investigación no aparece un “financista” como se dejó trascender en las últimas horas.


 El jueves y viernes de la semana pasada la ciudad se vio convulsionada por un gran procedimiento comandado por el fiscal sanfrancisqueño del fuero antinarcóticos, Bernardo Alberione. El resultado: ocho personas detenidas, entre ellas dos vecinos de San Francisco. Se trata de la pareja conformada por Claudia Juárez (42) y Juan Ignacio Ludueña (33). El guardiacárcel y ella empleada municipal, siendo estas dos detenciones las que más estrepito causaron en la ciudad y desataron un sinfín de rumores.  Ambos eran fervientes militantes del “peronismo” local.

En total, la justicia logró incautar cerca de 80 Kg. de marihuana y según la información que trascendió ayer la causa iba a pasar a manos de la Justicia Federal. Sin embargo, fuentes de tribunales confirmaron a EL TIEMPO que por el momento la investigación continuará en manos del Fiscal Bernardo Alberione y que recién luego de que se finalicen todos los trámites de rigor que ocasionan este tipo de procedimientos se decidirá de quién es la competencia para investigar este caso.

Está previsto que la semana próxima los imputados presten declaración indagatoria frente al fiscal. La pareja de Ludueña y Juárez son defendidos por el Dr. Mario Ruiz y enfrentan cargos que establecen penas mínimas de seis años de prisión.  

También trascendió que otra de las mujeres detenidas en esta causa podría acceder al beneficio de la prisión domiciliaria, dado que uno de sus hijos menores de edad padece una grave enfermedad y necesita de los cuidados de su madre.

Según la información calificada a la que accedió este medio, la investigación estaría concluida y no se seguirían los pasos de un supuesto “financista” como dejaron entrever  algunos medios. Para la fiscalía se trata de una organización delictiva que se financiaba con recursos propios y cada integrante cumplía funciones determinadas, pero no había una cabeza que dirigía al grupo como ocurre normalmente.

En el caso particular de Juárez y Ludueña, habrían participado en la organización “prestando” su vivienda para guardar la droga y luego proveerla a “kioscos” de la ciudad y región. Además, Ludueña era el nexo fuera de la cárcel del detenido Almada, que sería quién aportaba los contactos, tanto para obtener la mercancía, como así también para luego venderla a los pequeños distribuidores.

Un dato que surgió en las últimas horas es que a Juan Ignacio Ludueña le habían rechazado el ingreso a la policía de Córdoba (cuando estaba haciendo el curso para entrar a la fuerza) por tener antecedentes penales. Posteriormente decidió ingresar como agente penitenciario, pero allí nadie tuvo en cuenta sus antecedentes y terminó trabajando en la cárcel de San Francisco.

Vale la pena recordar que La FPA (Fuerza Policial antinarcóticos) fue quien llevó adelante los procedimientos y al mismo tiempo se encargó en conjunto con la fiscalía, de llevar adelante la investigación que se extendió por dos años.

Gran parte de la droga fue hallada en un auto que transitaba por ruta 19. El resto, en un domicilio de Frontera (Santa Fe). Entre los acusados se encuentra Moisés Alexis Almada, alias “Mono”, condenado por homicidio en ocasión de robo, de cuya celda se secuestraron cuatro celulares, un cargador, y 10.415 pesos en efectivo.

En el auto que transitaba por el Ruta 19 fueron detenidas Mirna Nagel (31) -esposa del preso Almada- y Romina Brunotto (34). Ambas con domicilio en Arroyito.

En tanto, en esa misma ciudad fueron detenidos Deysi Jenifer Nagel (25), hermana de la mujer que conducía el Peugeot; Pablo Ezequiel Almada (31), hermano del interno al que se le allanó la celda; Leandro Fraga (34) y Elías Damián Machado (34), aunque éste último, tras ser identificado recuperó su libertad.

Otro de los allanamiento realizados fue en una casa de Frontera de Calle 54 y Calle 5, donde secuestraron 10,5 kilos de marihuana, un revólver calibre 38 y una pistola calibre 40,  27.000 pesos y otros elementos. Días después se entregó una mujer de 23 años, Daiana Ramírez, que vivía en dicho domicilio, madre de cinco niños.

Según la investigación, la droga era comprada en Corrientes y traída a San Francisco. Los integrantes de esta banda delictiva están imputados de "comercialización de estupefaciente agravado por organización".

La investigación finalizó de forma exitosa y también trajo aparejado un gran movimiento político en la ciudad dada la militancia de los dos implicados locales. Si la investigación queda en la justicia provincial o pasa a la federal será la cuestión a definir en los próximos días. Para muchos, Alberione tendría intenciones de seguir entendiendo en la misma y poder finalizar la investigación que comenzó con sus policías antinarcóticos.   

Subir