Números que asustan: el negocio de la marihuana

Números que asustan: el negocio de la marihuana

Mínimamente unos 120 millones de pesos anuales quedan en manos de narcos que se dedican a traficar marihuana en San Francisco y alrededores. Sin embargo, los números que manejan algunas fuentes relacionadas con este tema parecen estar desactualizados y el “negocio” sería mucho más grande. En medio también aparece el “autocultivo” y el marketing favorable con el que hoy cuenta esta droga, ante la mirada torpe del estado que ni siquiera se anima a discutir sobre el tema.

10 gramos de marihuana son 2 porros. O sea que en 1 kg (1000 gramos) salen unos 500 porros. En algunos puntos de venta 10 gramos son 3 cigarrillos de marihuana, comúnmente llamados en la jerga “los carceleros” (son cigarrillos un poco más chicos). En la calle, en la mayoría de los puntos de venta, 10 gramos de marihuana cuestan unos 50 pesos.

Sobre esta base y tras averiguaciones realizadas por este medio en San Francisco y localidades cercanas, se mueven alrededor de 200 kg de marihuana al mes.

Un adicto a la marihuana fuma al menos 3 cigarrillos al día, o sea que gasta 50 pesos. De esta operación es fácil sacar la cuenta que esta persona gasta al mes 1500 pesos en marihuana.

Seguimos sacando números: con 1 kg. de marihuana salen unos 500 porros, y teniendo en cuenta que los 10 gramos se venden a 50 pesos,  por cada kg. de marihuana se recaudan 50.000 pesos.

Observando que el mercado local de es de unos 200 Kg. Mensuales, como mencionamos anteriormente, estamos hablando que mínimamente los “narcos” manejan unos 10 millones de pesos mensuales o 120 millones anuales en nuestra ciudad y alrededores.

Sin embargo, estos números que no son oficiales, pero que surgen luego del procedimiento realizado en San Francisco y la región donde la FPA y la fiscalía provincial  donde lograron secuestrar casi 80 Kg. de esta planta, darían como resultado que apenas habría unos 700 consumidores de marihuana en el gran San Francisco, teniendo en cuenta la media de consumo que es de unos 300 gramos mensuales por persona.

Realizar un relevamiento por cantidad de consumidores sería casi imposible, pero con seguridad estaría muy por encima de 700 personas, con lo cual el “negocio” en materia económica crecería exponencialmente y de manera vertiginosa.

Esta droga, hoy venerada por muchos, también encontró en algunos de sus seguidores el “autocultivo” con lo cual descartan al “narco” o “dealers”, y según su discurso, de esta manera eliminan el negocio ilegal y todo lo que trae aparejado el narcotráfico. 

De todas maneras, en este mundo “marihuanero” las semillas de calidad cotizan en dólares, se habla de calidad, rendimiento y hasta de cuidados especiales, originando también todo un comercio que actualmente suma adeptos. Si bien para muchos es una moda, no deja de ser una actividad al margen de la ley.  Existe del mismo modo todo un marketing montado alrededor de esta droga, lo cual tampoco parece ser bueno. Fumar marihuana  te convierte en un adicto y en muchos casos es la puerta de entrada a otras drogas más “pesadas”.

Con esta actualidad, donde cada día hay más consumidores y cuando se cierre un punto de venta se abre otro prácticamente en el acto, generando millones de pesos de rentabilidad –que casi siempre quedan en manos de los grandes y no de los pequeños distribuidores- el estado debería plantear algún cambio en la lucha contra el narcotráfico y permitir una discusión seria en donde no puede quedar exenta la legalización, algo que no es tan sencillo como muchos creen, pero que merece ser discutido y planteado de una vez por todas.

Todas las adicciones son peligrosas sin descartar las legales como el alcohol y el tabaco, pero estas son para el estado una gran fuente de ingresos dado que están gravadas con impuestos altísimos que deberían servir para  para que cada día tengamos menos enfermos derivados de estas drogas socialmente aceptadas.

Con la marihuana la totalidad de la recaudación termina en manos de los grandes “narcos” -quienes hacen millonarios negocios- pocas veces son perseguidos por la justicia, y los pequeños vendedores son quienes pagan sus culpas.

Como dijimos anteriormente, un negocio que solo en Francisco, siendo totalmente cautelosos y sosteniendo que los números que manejan las autoridades tienen viso de realidad (unos 700 consumidores en San Francisco y alrededores), estamos hablando que la marihuana por si sola genera un movimiento de 120 millones de pesos anuales, algo que muy pocas actividades legales pueden alcanzar, ante la mirada torpe del estado que ni siquiera se atreve a discutir sobre el problema.

 

 

 

 

 

 

Subir