Cambiemos y el problema de no tener referentes

Cambiemos y el problema de no tener referentes

 

La coalición cambiamos ni a nivel local ni departamental cuenta con referentes de peso que puedan sacar redito de la figura de Macri y el caudal de votos que sumó en la región.

 

Cuando ya se bajó la espuma de la victoria de Cambiemos en Córdoba, y mirando las próximas elecciones domésticas, son pocos los referentes que se hacen cargo del movimiento y que pueden acaparar el caudal de votos que Macri ostenta en esta parte del país.

 

A Nivel del departamento San Justo la figura más relevante -y la única que puede “sacar chapa”- es la del intendente de Morteros José Bría. El candidato de Juntos por Córdoba (Cambiemos) se impuso en 2015 con el 61% de los votos contra el 35% de Unión por Córdoba y 3% de Córdoba Podemos. Después de 16 años de gobiernos justicialistas, Morteros cambió de color político.

 

El Llaryorismo se adueñó del departamento,  y eso dejó casi sin referentes a Cambiemos y sus aliados, a pesar de la victoria provincial del partido que conduce Macri en 2017.

 

Otro dato significativo fue la visita del propio presidente Mauricio Macri a San Francisco, en la cual fue acompañado por Schiaretti, mientras que los dirigentes locales y regionales de Cambiemos lo miraban desde lejos.

 

En San Francisco los representantes políticos de Cambemos son dos concejales (Roffe y Colombanoo) los cuales ninguno viene del riñón de este partido. Los que sí se pusieron la camiseta de Cambiemos desde el principio fueron Gabriel Vicentini (actual titular de Anses en San Francisco) y Alejandro Kuznitzky (registro del automotor) ambos con poca participación política. En tanto,  Luciano Sttopani es quien salió a la palestra autoproclamándose candidato a intendente de San Francisco por este espacio, pero desde el radicalismo local no aparece el apoyo y todo indica que el partido centenario tienen otros planes de cara a 2019.

 

Es por eso que hoy en San Francisco y la región                Cambiemos está más representada por radicales, que por el propio espacio del Pro. Tal es el caso de los intendentes de Morteros y Arroyito, José Bria y Mauricio Cravero, y de Balnearia y Sacanta, Vicente Costamagna y Daniel Garnero.

 

En San Francisco la situación es aún más grave para el Pro. Su máximo referente prácticamente no mide en las encuestas y sus números son muy lejanos a los que supo obtener Macri en esta ciudad.

 

A pesar de sus esfuerzos para imponerse, las mediciones le dan la espalda y hoy por hoy estaría casi fuera de competencia. Aresca o cualquier otro candidato del PJ apoyado por Llaryora encabezan las encuestas, seguido de Bernarte.

 

Esta situación actual hace que se hable de alianzas, a pesar de que muchos la nieguen por temor de algún reto nacional, aunque saben en lo más íntimo que están lejos de dar pelea por lo menos por el momento.

 

Sin embargo, la pregunta que se hacen en todas las reuniones es ¿Dónde van a parar los votos que suma Macri en el departamento San Justo cuando él es candidato? Y ¿Por qué ellos no lo pueden capitalizar luego?

 

Sin dudas que la respuesta es compleja, pero la falta de preparación y la poca militancia a la hora de abordar temas y fijar posiciones en cuestiones importante, hacen terminen en el anonimato general y lejos de lo los vecinos.

 

Falta mucho para las elecciones de 2019, pero los candidatos ya empiezan a posicionarse. Sin embargo, “Cambiemos” que supo llevarse en las urnas gran parte del electorado de San Francisco y la región en elecciones nacionales, hoy no encuentra ni en esa ciudad ni en la región un referente que pueda acaparar esos votos, y luce por ahora totalmente deslucido de cara a las próximas elecciones locales.

 

Subir