Elecciones 2019: en San Francisco la elección sería antes de julio

Elecciones 2019: en San Francisco la elección sería antes de julio

En nuestra ciudad la fecha no está definida ni mucho menos, pero en principio la idea del intendente sería jugar solo y en una fecha fuera de las elecciones provinciales y nacionales. Según trascendidos, los comicios podrían ser antes del mes de julio del 2019.


 Los cordobeses irán a las urnas dentro de un año. Aunque no está definida todavía la fecha de la elección provincial, ni municipal, se espera que en las provinciales se celebren en julio y las municipales en una fecha distinta. Los sanfrancisqueños tendríamos que ir al menos cuatro veces a las urnas. En nuestra ciudad la fecha no está definida ni mucho menos, pero en principio la idea del intendente sería jugar solo y en una fecha fuera de las elecciones provinciales y nacionales. Según trascendidos, los comicios podrían ser antes del mes de julio del 2019.

 

La idea de Ignacio García Aresca sería de la intentar la reelección y buscaría el apoyo de su amigo Martín Llaryora, máxima figura departamental del peronismo. Dentro del mismo espacio aparece Mariano Almada, que quiere ser candidato y apuesta a una interna o incluso jugar por afuera si no le dan lugar dentro del PJ, aunque esa posibilidad dentro del peronismo local sea descartada aduciendo que no cuenta con la estructura para ir por fuera y para presentarse en las internas ya debería estar presentando su lista..

En la oposición aparece Damián Bernarte con Mejor San Francisco, y el Pro junto con el radicalismo y el Frente Cívico deberán defnir se seguran con la alianza Cambemos. Por ahora presentaron candidatos propios Carlos  Roffe (Frente Ciivico), Luciano Stopanni (Pro) y Gabriel Barra (Radicalismo). 

Por ahora y de acuerdo a lo manifestado por algunos operadores políticos, la intención de Aresca sería jugar solo y despegarse de los candidatos nacionales y provinciales, sin embargo, habrá que esperar para ver que sucede y como se mueve el arco político provincial, donde los pases de facturas y presiones no son pocos, sobre todo en épocas electorales y donde cada voto suma y mucho.

 

En la provincia. Lo único casi confirmado es que las elecciones en Córdoba no coincidirán con las Paso nacionales, previstas para el 11 de agosto de 2019. El calendario provincial y el capitalino son una incógnita. ¿Se votará simultáneamente para gobernador e intendente de la ciudad de Córdoba? Sólo Ramón Mestre –anotado en la carrera por el Panal y quien no tiene posibilidad de ir por un tercer período consecutivo en el Palacio 6 de Julio– puede revelar ese misterio, de mucha importancia para establecer escenarios para el año próximo. Luego de la modificación que realizó este año Unión por Córdoba sobre el llamado a votación, habrá que esperar el anuncio del gobernador Juan Schiaretti. El mandatario deberá hacerlo con al menos 90 días de anticipación al acto electoral, dentro de los límites máximos y mínimos de 180 y 60 días de finalización del mandato. La especulación más firme es que sería en la primera mitad de julio.

 

La fecha de la elección: no pasa de julio

Mientras la principal preocupación de los cordobeses es intentar descifrar qué pasará con la marcha de la economía, en medio la volatilidad del dólar y su impacto en los precios; la dirigencia, pese a que asegura que sólo está abocada a la gestión, ya trabaja sobre lo que sucederá dentro de un año.

Es que la renovación en los poderes ejecutivos y legislativos será masiva. Además del principal sillón del Centro Cívico, se renueva la totalidad de la Unicameral –70 bancas– y del Tribunal de Cuentas.

Los próximos comicios provinciales, además, revelarán qué impacto tendrá en el resultado de la elección la “doble candidatura”, nueva figura pergeñada por el oficialismo para dividir el voto opositor. Con posibilidad de presentarse al máximo cargo, en paralelo al de legislador provincial, se descuenta que en la boleta única del año próximo habrá una mayor oferta de candidatos a gobernador respecto de 2015, cuando hubo siete postulantes. También debutará en 2019 un nuevo sistema de financiamiento electoral público y privado, que dotará de más recursos a las fuerzas. La promesa es que habrá más controles. Un gran interrogante se posa sobre ese postulado.

En el plano municipal, sobresale la disputa por la Capital –con sus 30 concejales y tribunos de cuentas–, pero también hay movimientos importantes en la gran mayoría de las restantes 426 intendencias, en las que habrá fuerte competencia.

Además, el combo electoral del año próximo se completa con la renovación de la mitad –9 de 18– de los diputados nacionales. Esa disputa se realizará de manera simultánea con las elecciones presidenciales y separada de la provincial, pero la puja por esas bancas será parte de la discusión interna de partidos y alianzas al momento de negociar espacios y candidaturas.

Buscará la reelección: Aunque no lo confirmará hasta principios del año próximo, en el peronismo cordobés nadie tiene dudas de que el gobernador Juan Schiaretti buscará su reelección.

El mandatario no tuvo la posibilidad de ir por un segundo período consecutivo en 2007, ya que llegó a la gobernación con un mandato como vicegobernador de José Manuel de la Sota.

Las especulaciones en el oficialismo pasan por quién será el compañero de fórmula del gobernador. Se habla mucho del intendente de Alta Gracia, Facundo Torres, un joven dirigente que no tiene la posibilidad de repetir en su ciudad.

Todo por definirse. Cambiemos, la principal fuerza opositora en la provincia, sigue sin demasiados avances. Los nombres de los anotados casi no han variado desde las legislativas de 2017: Mestre, Mario Negri, Héctor Baldassi y Luis Juez juegan, cada uno con chances diferentes, a querer ser en el 2019.

El espacio carece de un liderazgo reconocido, lo que genera dispersión y atenta contra la construcción anticipada de un proyecto de gobierno para mostrarles a los cordobeses en contraposición al modelo Unión por Córdoba.

Para colmo, su líder, el presidente Mauricio Macri, atraviesa el peor momento desde que llegó a la Casa Rosada. El deterioro de su imagen y la de su gobierno también comenzó a quedar expuesto en los números que se relevan en Córdoba, uno de sus principales bastiones electorales.

Para los opositores, el combo tiene como extra la cercana relación que une a Macri y a Schiaretti, que será clave en lo que resta de 2018.

Subir