La incidencia de los gremios en las elecciones locales

La incidencia de los gremios en las elecciones locales

Se vienen tiempo de definiciones y los gremios empiezan a jugar su papel. Por ahora solo hay un coqueteo especulativo, y la intención de conseguir lugares en las listas de candidatos. Sin bien el apoyo gremial no es definitorio, juega su papel en las municipales.


El 2019 se acerca y con él las elecciones municipales, que aún no tienen fecha definida, pero si muchos precandidatos que quieren ser intendentes.

En medio de esta disputa sin resolver, al igual que las posibles alianzas, aparecen los gremios de la ciudad que siempre han jugado fuerte y bien definido en las elecciones para intendente.

Pero en esta oportunidad las cosas parecen no estar tan claras y hay mucho coqueteo de gremialistas con posibles candidatos, buscando imponer un representante tanto a nivel local como provincial.

La CGT que comanda Carlos Coria fue siempre quién definió el apoyo de la mayoría de los gremios locales, que históricamente dieron su apoyo al peronismo.

Pero en esta oportunidad habría discrepancias, especialmente con la reforma laboral y con lo que sucede con EPEC (Empresa Provincial de Energía), justamente del Gremio que proviene Coria, y que está en conflicto con el gobierno provincial. En medio está Martín Llaryora, intentando limar asperezas, dado que el gremialista es de su confianza y los une una vieja amistad.

 Si bien el apoyo gremial no es definitorio en una elección municipal, la unión de muchos de ellos en sustento de un candidato, puede hacerle reunir un caudal de votos interesantes, sobre todo si tomamos a la UOM, Empleados de Comercio, Luz y Fuerza, Panaderos, entre otros, que reúnen una importante cantidad de afiliados.

Pero más allá de la decisión que tome la CGT, que reúne a casi todos los gremios locales, parece haber muchas cosas por resolver. Y esto tiene que ver con la posible participación de Mariano Almada, cuyo padre fue un dirigente histórico de la UOM a nivel local y nacional, y que actualmente su hermano conduce los destinos de Luz y Fuerza. Todo haría pensar que sí participa de la elección municipal, estos gremios le darían su apoyo y la unión gremial peronista podría partirse.

En Medio quedará Coria y la CGT, que deberá definir que peronismo apoyará: si al de su amigo Martín Llaryora -que jugará con el actual intendente Ignacio García Aresca- o a la corriente que viene creando Almada. Igual, desde el oficialismo no creen que haya dos listas peronistas y dicen que llegarán unidos a 2019.

En medio quedarán por definirse que actitud tomará Empleados de Comercio, el gremio que reúne la mayor cantidad de afiliados, pero que no suele juega fuerte y parece siempre apostar al ganador, antes que involucrarse en cualquier disputa.

Lo mismo podría pasar con ATSA, conducida durante años por la dirigente peronista Zulema Marrone, pero que actualmente fue destronada por Gabriela Sidler, de la cual se conoce muy poco que actitud tendrá. Si bien en las elecciones del gremio habría recibido apoyo del oficialismo, algunos manifiestan que hoy está muy cerca del Pro.

Es panorama muestra que los gremios por ahora no están unidos y todavía no tienen un apoyo definido. Algunos coquetean con varios precandidatos, y tratan de ser escudados y además que le otorguen un lugar dentro de la lista de concejales y de legisladores provinciales. “Nos estamos quedando sin representantes a nivel local y provincial, necesitamos que nos den nuestro lugar” dijo un viejo dirigente a este medio.

 

 

 

 

 

Subir