A pesar de la crisis el juego sigue creciendo y aspirando "efectivo" de la ciudad

A pesar de la crisis el juego sigue creciendo y aspirando "efectivo" de la ciudad

En plena crisis y cuando muchas fábricas y comercios se "achican" o enfrentan problemas para seguir funcionando, el casino crece en recaudación mes a mes. En junio, la ganancia bruta de la casa de juego trepó a los 5.733.647 pesos. Un negocio que florece para pocos y deja problemas para muchos.

En los primeros siete meses del ejercicio actual (de diciembre a junio, dado que Lotería de Córdoba cierra balance en noviembre) el casino lleva acumulada una ganancia neta de 32.000.000 de pesos, esto quiere decir el ingreso total que obtuvo descontando los premios pagados.
Pese a la fuerte crisis que afecta a nuestro país y se siente en los comercios e industrias de la región, la casa de juego local parece estar ajena a estas situaciones y la recaudación no deja de crecer.
En diciembre el casino local acumuló ganancias por 4.341.280 pesos y luego por cuestiones lógicas del verano y vacaciones, en enero y febrero la recaudación descendió a 3,964,065 y 3,797,868 pesos respectivamente, pero luego en el mes de marzo comenzó un crecimiento vertiginoso de las ganancias, dado que sumó 4,724,776 pesos en dicho mes, 4,839,750  en abril, 5,341,691 en mayo y 5,733,647 en junio.
Haciendo un cálculo con el ejercicio 2018, el crecimiento en la recaudación es superior a un 30%, muy lejos del rendimiento que obtienen otros empresas de la ciudad, donde a pesar de la inflación ven una caída en sus números.
Si estos 32 millones de pesos que se quedó el casino -y que se llevan casi íntegramente de la ciudad- se gastarían en otras cuestiones, sin duda que la situación mejoraría en otros rubros, dado que el casino es casi una aspiradora de efectivo. Ésto quiere decir que dinero que se juega allí deja de gastarse en otro lado, con la particularidad que además deja casi nada de dinero en concepto de impuestos a la ciudad y como si esto fuera poco, graves problemas sociales.
A pesar de esto, de las promesas de un hotel que nunca se cumplió, y de las críticas a esta actividad de diversos sectores, el casino se convirtió en un elemento más de la geografía local, ante la mirada cómplice de funcionarios y políticos, que poco hacen para revertir la situación.
Al mismo tiempo, ponen cargas y cargas impositivas a actividades menos rentables, que atraviesan fuertes dificultades en estos momentos, mientras soportan como "los dueños del juego" se quedan con millones de pesos.

Subir