La condena que no conformó a nadie

La condena que no conformó a nadie

Sus hijas también apelarían la sentencia no conforme con la decisión de la justicia. Fue condenado a 7 años pero continúa en libertad.

Carlos "cacho" Fuentes fue condenado a 7 años de prisión por abuso sexual en perjuicio de una de sus hijas, sin embargo, quedó en libertad hasta tanto la condena quede en firme.
Esta sentencia dictada por la Cámara del Crimen local y dos jurados escabinos (populares) no dejó conforme a ninguna de las partes y todos apelarían la decisión ante el Tribunal Superior de Justicia de Córdoba.
El condenado ya anticipó esa medida, y no tiene otra alternativa, dado que si queda en firme la sentencia podría quedar tras las rejas.
Del otra lado, las víctimas tomarían el mismo camino, no solo porque no está preso el condenado -que es lo que más le duele a la familia- sino que tampoco está de acuerdo con lo que se resolvió, dado que  Fuentes fue condenado por abusar sexualmente de su hija mayor (cuando era menor de edad) y de una vecina, mientras que fue absuelto totalmente por la acusación de abusar de su hija menor, donde el delito era más grave, ya que se denunciaba acceso carnal. También la justicia rechazó la demanda civil presentada por una de las víctimas. 
Incluso se habla, o se dejó entrever, que la Fiscalía de Cámara (a cargo de Teresa Garay) está analizando el tema y los pasos a seguir, porque tampoco estaría de acuerdo con la sentencia dictada. De todos modos, hasta tanto no se lean los fundamentos el próximo 7 de agosto no habrá novedades en este sentido.

Subir