Una falla estructural del móvil habría sido determinante en la muerte del policía Destacado

Una falla estructural del móvil habría sido determinante en la muerte del policía

Esta sería la principal hipótesis que manejan los investigadores. El uniformado habría llevado el cinturón de seguridad colocado, pero en el vuelco se habría desprendido el asiento del piso del automóvil, siendo este el motivo por el cual fue despedido del coche. Los móviles no estarían acondicionados como corresponden para realizar patrullajes y persecuciones.

 La muerte del joven policía sanfrancisqueño causó un gran pesar no solo en la fuerza, sino en toda la comunidad, por tratarse de una persona muy querida del cual destacaban  sus cualidades personales.

Sin embargo, como ocurre en la mayoría de estos casos, circularon por la ciudad un sin fin de rumores en torno al accidente. EL TIEMPO pudo obtener información de primera mano de fuentes judiciales, que dan cuenta que habría existido una falla en la estructura del rodado, lo que fue determinante para que José Luis Gómez, de 28 años, terminara falleciendo en el siniestro. Al parecer, los primeros resultados de la investigación habrían arrojado que el asiento del conductor se habría desprendido de la estructura del coche cuando se produjo el vuelco, razón por la cual el uniformado fue despedido del interior del rodado. Esta situación daría por tierra la primeras informaciones que corrieron en el día de ayer, que daban cuenta de que el policía no tenia colocado el cinturón de seguridad reglamentario.

Esta primera hipótesis que manejan los investigadores dejan expuestos otros interrogantes sobre las condiciones de los vehículos que la Policía Caminara pone en la ruta y sobre la seguridad de los uniformados que patrullan en ellos.

Estas condiciones, que en mucho casos tienen que ver con el escaso mantenimiento que tienen estos móviles (cubiertas desgastadas o lisas, frenos deficientes, nulo mantenimiento de tren delantero y amortiguadores entre otros), pero también tiene que plantearse si estos vehículos están preparados para tareas de patrullaje y persecución en ruta. Este planteo tiene que ver con que en la mayoría de las fuerzas de seguridad (medianamente coherente) para esta tarea utilizan móviles especiales, preparados específicamente (defensas frontales y traseras y jaulas anti vuelcos, entre otras medidas), y no autos de calle a los cuales lo único que se le hacen es pintarlos y colocarles las balizas. Con seguridad la lamentable pérdida de este joven abrirá la discusión sobre este tema, que pone nuevamente a la “Policía Caminera” en la mira, acusada en reiteradas oportunidades de ser un ente netamente recaudador, que sobrecarga a su personal con jornadas interminables de trabajo.

 

Sin datos sobre el automóvil que se dio a la fuga

Las mismas fuentes judiciales informaron que hasta anoche no había datos sobre el automóvil que se dio a la fuga y al cual perseguía el policía José Luis Gómez al momento del accidente. De igual modo manifestaron que será muy difícil poder dar con el conductor del mismo, teniendo que no hay testigos, dada la hora y el lugar del siniestro.

De todas formas, al conductor del rodado, del cual no se conocen ni marca ni modelo, no tendría responsabilidad penal en el accidente, dijeron desde los tribunales locales ante la consulta de este medio.

 

El accidente

José Luis Gómez, que prestaba servicios en la Policía Caminera, estaba realizando controles vehiculares habituales en el acceso a San Francisco, cuando un coche habría intentado evadir el mismo, tomando la vieja ruta provincial Nº 1 que conduce a Luxardo, ante lo que se inició una persecución, en el marco de la cual Gómez habría perdido el control del vehículo, dando un vuelco  y perdiendo la vida.

La causa está en manos del Fiscal en turno, Dr. Bernardo Alberione.

El policía tenía un hijo de cinco años y su esposa está embarazada.            

Subir