Postales de Sauce Viejo

Postales de Sauce Viejo

La noche era perfecta cuando llegamos a Sauce Viejo, la iluminación de las calles de esta hermosa localidad, ubicada a la veda de la ruta 11 a pocos kilómetros de la ciudad de Santa Fe, dejaba ver, una tras otra  delicadas casas ( la mayoría de fin de semana ) con grandes y verdes parques donde la prolijidad no era un detalle menor.

Todo lo anterior quedo plasmado al máximo cuando llegamos a nuestro destino, en “Las Rubias” Hotel Petit, habitaciones confortables y bien equipadas, gran parque con piscina, quincho con una inmensa galería donde dependiendo de la hora del día, el desayuno, el almuerzo, la cena o unos simples mates nunca  faltan.

Al bajarnos del coche, nos recibió Ricardo, propietario del lugar, siempre predispuesto, amable y con una sonrisa única. El penetrante aroma a asado, más la belleza del complejo, completó la perfección de la noche.

Uno a uno fueron llegando comensales, conocidos, amigos o no, al final de la noche ya no había diferencia, la pesca permite que en poco tiempo las personas se conozcan y entablen amistades que en la mayoría de los casos perduran para siempre.

La mañana no solo fue naturalmente  la continuación de la noche,  ver una vez más el amanecer a orillas del río, en este caso el Coronda, aumentó aún más la perfección del lugar. Un sol espléndido, una suave brisa fresca, el río planchado, todo presagiaba una buena jornada de pesca.

A las 7 hs. Ivan, dueño de Guardería Náutica y Excursiones de Pesca “Los Aromos”, llegó con su tracker equipado con doble plataforma alfombrada de lanzamiento, ideal para pescar con modalidad fly. La otra embarcación provista por el hotel un flamante tracker de 6.2 metros, dos embarcaciones nos proporcionaron la gente de Sauce Viejo, ya que la idea era pescar haciendo fly y bait, mas no se podía pedir.

Remontamos el río Coronda aguas abajo, la temperatura iba en aumento, la expectativa de buena pesca también, solo a unos 10 minutos de navegar empezamos a lanzar las líneas contra la costa, en lugares donde Cristian nuestro guía nos iba indicando. Marcelo Boschetto experto en pesca con mosca no fallaba tiro, con su  perfecto casteo el señuelo caía en el lugar indicado, a medida que podía, para no molestarlo, yo iba arrojando mi línea también, pero en ese lugar, para nuestra embarcación, el pique no se dio. Detrás nuestro venía derivando el otro tracker  y en el mismo lugar a pocos minutos de haber pasado nosotros, Ricardo y Jorge obtuvieron dos capturas, dos considerables tigres, el día de pesca había comenzado de la mejor manera.

Después de recorrer por un tiempo más el Coronda, sin obtener resultados, nos dirigimos hacia el inmenso delta que se forma entre el Paraná a la altura de la Ciudad entrerriana de Diamante y Sauce viejo. Innumerables arroyos y lagunas, de extrema belleza, donde en cada corredera, pozo, laguna te da la oportunidad de pescar una especie diferente.

Por las modalidades de pesca utilizadas, fly y bait, las especies cazadoras son las elegidas, especialmente el dorado, pez cazador si lo hay.

El próximo destino fue el Río Colastine, a pocos kilómetros de Diamante, con hermosas costas para golpear, palos y barrancas donde el tigre espera agazapado a su presa. Con la temperatura en aumento el lugar no podía fallar, Marcelo casteando desde la costa, arronjando su línea más de 30 metros en una pequeña bahía, logra “ clavar”un aguerrido y guerrero doradillo, que dio dura batalla traerlo desde tan adentro el río, mientras tanto el tracker con los señueleros se hacía un festín de capturas, por supuesto todas devueltas; el tigre estaba activo, había que molestarlo.

Con el sol en lo más alto y el calor poco menos que agobiante, decidimos buscar la mejor sombra para la tradicional fritanga, la tarea no fue difícil ya que arboledas frondosas sobraban en el paisaje.

El tiempo de descanso, charla y como no podía ser de otra manera la hidratación nos hizo bien a todos, excelentemente atendidos por Ricardo, Cristian y su gente  la elevada temperatura de esa hora no nos afectó.

Después de casi dos horas, empezamos a navegar otra vez de regreso hacia Sauce Viejo, recorriendo pesqueros que parecían aún mejores que los anteriores. Con la caña de bait en mano y entre lanzamiento y lanzamiento de Marcelo, empecé junto a Cristian a golpear la costa con señuelos que profundizaban un poco más, buscando alguna pieza de mayor tamaño.

Mientras Marcelo cambiaba la línea de su caña, y después de que mi señuelo cayera exactamente en el mismo lugar que el de Cristian pero con segundos de diferencia delante de un palo, sentí el clásico golpe que produce el tigre del río al atacar el señuelo, al levantar la caña para asegurar el clavado, esta se hizo  prácticamente una U, señal de que el pez era de considerable tamaño, instantes después, el clásico salto fuera del agua del dorado lo confirmó. Tras unos minutos de lucha, el tigre se cansó, delicadamente Cristian lo subió a tracker, un hermoso ejemplar de unos 4 kilogramos. Fotos, filmación,todo por las cámaras de Daniel Cherini de Pesca y Travesia ( www.pescaytravesia.com ) , alegría, saludos lo clásico después de cada captura, y nuestro pez amigo fue devuelto a río sano y salvo, no sin antes darle las gracias por las alegrías compartidas producidas.

La tarde continuó con pequeñas pero entretenidas capturas en ambas embarcaciones.

De regreso en “Las Rubias”, un refrescante baño en la pileta y rápido refrigerio, abrazos y saludos a Ricardo e Iván por su inmejorable atención, promesas de reencuentros y regreso a casa, agradeciendo a Dios y a todos lo que hacen posible que cada encuentro de pesca, termine siendo un encuentro de amigos.

 

 

 

 

Subir