Divisiones y mucho dinero en juego

Divisiones y mucho dinero en juego

El presidente pidió licencia hasta fin de año. Los espacios verdes son otro punto de puja entre los centros vecinales.

El presidente de la Federación de Centros Vecinales, Víctor Vacchieri, pidió licencia para su cargo y  el clima parece no ser el mejor dentro de la organización que agrupa a los centros vecinales de la ciudad.

La licencia solicitada por Vacchieri vence a fin de año, pero abundan los rumores que dan cuenta de que dejaría la institución luego de que finalice la misma, descontento con cuestiones internas y otras tantas políticas. También habrían influido situaciones administrativas conflictivas, y desprolijidades que nunca terminaron de cerrarse.

Actualmente el órgano vecinal está siendo conducido por Julio Funes, mientras esperan las elecciones que deberían realizarse a fin de año o primeros meses del año próximo.

Parece que los problemas siguen siendo una constante dentro de esta institución, que en los hechos cumple muy pocas funciones que puedan ayudar en la vida cotidiana de los vecinos, y siempre se muestra muy cercana al poder político de turno, salvo en honradas oportunidades.

Otro punto a destacar, es que en esta época del año se reparte la mantención de espacios verdes entre los distintos centros vecinales, y como siempre significa un problema, debido a los montos de dinero que reparte el municipio para esta tarea. Algunas fuentes consultadas por este medio, hablan de unos 4 o 5 millones de pesos que se destinan para mantener los espacios verdes de la ciudad durante la temporada estival.

En muchos casos los centros vecinales, sobre todos los más importantes (actualmente son 15 que tienen convenio con el municipio), se hacen cargo de dicha tarea, pero posteriormente deslindan el trabajo a un privado. Luego, cuando cobran el canon, pagan la tercerización y se quedan con una parte de ese dinero haciendo de meros intermediarios. Una situación compleja, dado que sí un centro vecinal no están en condiciones de prestar el servicio, debería llamarse a licitación y que la empresa privada que mejor precio proponga se quede con el trabajo.

Esta cuestión parece ser otro motivo que divide a los vecinalistas, dado que gran parte de los ingresos pasa por este punto y algunos no están dispuestos resignar nada, mientras otros quieren obtener algo más en el reparto.

Vale la pena destacar que en algunos sectores la terea sí la realizan empresas privadas contratadas  por el municipio, pero en gran parte de la ciudad los centros vecinales se quedan con el trabajo a pesar que muy pocos están en condiciones de prestar el servicio. En estos momentos la Federación se encuentra discutiendo los precios para la mantención de espacios verdes con la municipalidad.

Los espacios verdes siempre fueron una controversia en San Francisco y por ahora no aparecen grandes cambios. Tampoco en la Federación de Centros Vecinales, donde muchos dirigentes están más pendiente de cuestiones políticas que de llevarles soluciones concretas a los vecinos.

  

Subir