GOOD SHOW!!!

GOOD SHOW!!!

No me explico por qué nos despelotamos tanto y cómo carajo llegamos hasta acá??  Si en esta ciudad tenemos de todo: los gringos del campo la sostienen, la clase media que sabe de todo y los que menos tienen no le importa un carajo quien es el intendente gobernador o presidente.

Son los medios de comunicación me dice un amigo que era zurdo, que fue K y que ahora es opinólogo en redes sociales. El típico boludo consecutivo, que es el boludo que dice una boludez detrás de la otra. Pero en fin... agarre coraje y después de ver el discurso de Mauricio me fui a ver el discurso del Nacho.

Me las tomé rumbo al salón de Amigos de Bien. Entré y me topé con un enjambre de periodistas y camarógrafos que andaban en bandada metiéndole el micrófono a cuanta toga se les cruzaba en el camino.

-Perooo, ¿qué es esto? ¿Qué pasa aquí?

-Lo que pasa, Negro -me contestó mi gran amigo el periodista José Móvil Uno mientras se comía un bocadito-, es que con el tema de la militante, el parque industrial, la Tecnoteca, su novia...

-Pero ustedes van a preguntarle por eso? Lo interrumpí.

Noooo –me dijo- mientras se metía el micrófono en el bolsillo de atrás. Le di una palmadita en la espalda, me fije donde se metía el micrófono por la dudas… y me fui.

Que le pareció el discurso me pregunta Pablo me prendo en todas

-Muy parecido al de nuestro presidente -le conteste-.

-No me cargue!!! Que tiene de parecido  Macri y Aresca??!!

-A ninguno de los dos se le entiende un carajo lo que dice!! dicho eso, me las tome porque ya me miraron feo un par de muchachos de la juventud peronista que estaban con un GPS para encontrar la sede del partido.

Como se me hacía tarde me fui yendo en busca de la sonrisa perdida. Y a ustedes, mis queridos caníbales, les recomiendo lo mismo: cuando estén muy rayados, traten de reírse de lo mismo que los raya. Cada día una risita estimula y sienta bien… no se coman ningún discurso. Y, mientras tanto, a seguir laburando, la neurona siempre atenta, vermouth con papas fritas y good show!.

 

 

Subir